Mascaravila | Las danzas de paloteo
Mascarávila es un proyecto común con dos objetivos fundamentales: de una parte, el objetivo patrimonial, mediante el cual se pretendía recuperar, consolidar y dar visibilidad a estas tradiciones casi olvidadas, valiosas, del patrimonio etnográfico y cultural abulense, y de otro, convertir estas manifestaciones culturales en aliciente turístico para el visitante.
Mascaravila, Mascaras, Festival, Danzas, Avila, Abulenses, Casavieja, Pedro Bernardo, El Fresno, Hoyocasero, Navalacruz, Piedralaves, Navalosa
21632
page-template-default,page,page-id-21632,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.5.2,vertical_menu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

El Paloteo en la Provincia de Ávila

En la actualidad dos localidades de la provincia de Ávila mantienen intacto el paloteo heredado de sus antepasados, la localidad de Piedralaves ubicada al sur de la provincia y Hoyocasero, situada en el Valle del Alberche.

 

Sin embargo, si echamos la vista atrás, localizamos documentos como la Revista de Folklore, donde en su número 207, publicada en el año 1998, de la mano de Elías Martínez Muñiz y Carlos A. Porro Fernández, podemos encontrar textos que nos aproximan a la gran variedad y poblaciones que contaron con estas manifestaciones folclóricas hasta bien entrado el siglo XX:

 

Aparecen documentadas hasta los años de la guerra civil o en la actualidad, entre otras (por si acaso) las danzas siguientes: AVILA: Es la zona llana de La Moraña y Madrigal de las Altas Torres la que más ha conservado esta tradición (Sotalvo, Niharra, Solana del río Almar, Sanchidrián, Muñogalindo, Madrigal de las Altas Torres, Grandes y San Martín). La sierra y el valle del Tiétar guardan tesoros musicales como las danzas de Hoyocasero y Piedralaves. Referencias: CORTES TESTILLANO, T.: Cancionero Abulense. Caja de Ahorros de Avila, Avila, 1991 (pp. 27-33, 65-68, 7383, 110-117). ALCACER, J. M. Rvdo. y ALDUAIN, J. Rvdo.: Canciones abulenses populares, ed. La Milagrosa, Madrid, 1942. (pp. 28-30, sobre los paleos de Piedralaves). SCHINDLER, K.: Música y poesía popular de España y Portugal, Diputación de Salamanca, 1991, (tonada 101, de Hoyocasero).

 

En relación a las danzas de paloteo, mucho se ha escrito sobre su origen, si bien el mismo sigue siendo incierto, así encontramos algún artículo que dice:

 

Uno de los temas que han despertado interés dentro de la antropología y el folclore de nuestros pueblos es el de las danzas de palosk’ o paloteos’. La existencia de este tipo de baile ritual se distribuye por un amplio espectro de países. Quizá sea Europa el continente que más arraigada tenga esta tradición, en la que España ocupa un puesto destacado por la variedad y riqueza regional que aporta. Son muy diferentes las causas que han mantenido vivos estos grupos de danzantes, pero quizá la religiosa sea la más importante, aunque en su origen nada tuvieran que ver un hecho y otro. Sin duda, estas danzas deben emparentarse con ritos paganos, siendo en esta cuestión de la procedencia u origen donde las teorías se enfrentan con mayor fuerza: la idea más generalizada hace unos años era dar a estas danzas un carácter guerrero; su origen sería la derivación de las danzas de espadas, de origen megalítico y significado medicinal o curativo, según M. Schneider. Pero cada vez se impone más la cuestión de atribuirlas cualidades propiciatorias y de fertilidad, emparentándolas de este modo con ritos agrarios ancestrales”

 

Pero en lo que los expertos coinciden es que las danzas de palos, tal y como nos han llegado a nosotros, no se diferenciaban mucho de las danzas rituales de muchos de nuestros pueblos en su mayoría ligados a la celebración del Corpus Christi, especialmente a finales de la Edad Media.

 

Es a partir del S.XV cuando aparece documentación sobre este tipo de danza y a partir del siglo XV, ya se puede localizar documentos que aún siguen perviviendo en las danzas rituales permitiendo diferenciar su indumentaria, la letras de los lazos, los instrumentos predominantes y todo ello gracias a las cofradías encargadas de que estas joyas perduraran y pudieran pasar de padres a hijos hasta nuestros días.

 

 

Estructura de las danzas de palos:

Los hombres han sido durante siglos los protagonistas de las danzas de Palos. Ocho danzantes y un gracioso (vestido de forma diferente y encargado de corregir y castigar al que se equivoca), junto a los músicos eran los personajes encargados de ejecutar los lazos.

 

Cada lazo se repite cinco veces, en algunos lugares como en Piedralaves se realiza con guitarras, laudes y cántaros, mientras que en Hoyocasero es la gaita y el tamboril los que llevan el ritmo del baile.

 

Algunos de los lazos cuentan con letra, que relata momentos históricos, y que contienen letras religiosas, relativas a los oficios o satíricas.

 

Mascaravila, ha supuesto un brote de aire fresco a esta manifestación cultural prácticamente olvidada en nuestra provincia. La finalidad que se persigue es recuperar el paloteo y la indumentaria característicos de nuestros pueblos y que además pretende recuperar no solo las tradiciones de nuestras localidades, sino que quiere mantener la identidad propia que tiene cada uno de nuestros pueblos.