Mascaravila | Harramachos
Mascarávila es un proyecto común con dos objetivos fundamentales: de una parte, el objetivo patrimonial, mediante el cual se pretendía recuperar, consolidar y dar visibilidad a estas tradiciones casi olvidadas, valiosas, del patrimonio etnográfico y cultural abulense, y de otro, convertir estas manifestaciones culturales en aliciente turístico para el visitante.
Mascaravila, Mascaras, Festival, Danzas, Avila, Abulenses, Casavieja, Pedro Bernardo, El Fresno, Hoyocasero, Navalacruz, Piedralaves, Navalosa
21523
page-template-default,page,page-id-21523,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.5.2,vertical_menu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

HARRAMACHOS

Cuándo: Sábado de Carnaval

Dónde: Navalacruz, Ávila.

 

Carnaval Tradicional de Navalacruz (1)

(1) Informante: Senén Fernández, Asociación Cantobolero.

 

Antecedentes

 

En 2015, a raíz de la puesta en marcha de Mascarávila, la Asociación Cantobolero de Navalacruz inicia el proceso de recuperación de su carnaval tradicional. Senén Fernández, miembro de dicha organización, comienza a recabar testimonios entre los últimos testigos de aquella fiesta.

 

De este trabajo de campo se concluye que en el pasado, la mascarada de Navalacruz se integraba por diferentes ritos y personajes que se detallan a continuación.

 

Fecha de celebración:

 

Sábado de Carnaval, si bien en el pasado duraban varios días durante las fechas de carnestolendas.

 

Personajes y acción:

 

Dada la complejidad de ritos y personajes que componen el Carnaval Tradicional de Navalacruz, se agrupan a continuación los personajes y sus roles dentro de la mascarada. Existen en ella ritos como el de Los Tres Corrales, figuradas majadas que los ‘carátulas’  construyen cercando un espacio de la plaza con sus varas e introduciendo dentro a los infantes de la localidad a modo de ganado, que llevan la cara tiznada y hacen sonar cencerros . Otro personaje, denominado “El Vaquero” va restallando un cinturón de cuero y portaba un morral con un chorizo, pan y vino para premiar a los niños que más estruendo causasen con los cencerrillos.

 

Se presenta un tercer personaje, La Vaquilla, que viste pantalón negro y blusa blanca, cuernos a la cintura y una cencerra a la espalda, y tres cruces en la cara (en la frente y las dos mejillas). La vaca embiste a las mujeres levantando con los cuernos sus manteos y sus enaguas, en un acto de picardía que antaño revestía cierto erotismo.

 

La vaca es conducida a la plaza donde se la intenta ordeñar, sin éxito, pues la figurada ubre llena de leche se representa unas veces mediante un recipiente lleno de harina, otras de agua con cal, que acaba en todo caso derramado por el suelo. En un intento de amansar a tan desbocado animal, se van tirando puñados de heno por el suelo delante de éste, para que coma y no haga más daño. El animal finalmente muere a manos de una mujer que lanza un tiro al aire, y es transportado muerto a hombros hasta la puerta del ayuntamiento.

 

Otros personajes son El Alguacil, que toca la turuta abriendo la comitiva, y El Alcalde, que es siempre el quinto más alto de la cuadrilla del año. Lleva el alcalde una vara larga y una capa, que con el permiso al alcalde verdadero del municipio, le da el poder de organizar con la ayuda del lguacil el ritual de la vaquilla.

 

En el recorrido, se parte del barrio más alto del pueblo, el Barrio de La Cuna, y para llegar a la plaza se baja al punto más bajo del caserío, junto al puente de piedra de tres ojos bajo los cuales transcurre el río Chico. Allí, todos cruzan por el puente excepto el alcalde del carnaval, que baja hasta el cauce y debe saltar el agua usando su larga vara como pértiga.

 

Los quintos son otros de los protagonistas del carnaval, y lucen en el sombrero las escarapelas confeccionadas por las novias, hermanas, tías o madres. Los vecinos hacían el carnaval poniéndose, por ejemplo, las ropas del revés, travistiéndose o poniéndose en la cara anteojos de agallas de roble. Muchas mujeres vestían la mantilla de ruaja, manteo de tela gris hecha en los telares del pueblo, que echaban por encima de la cabeza dejando a la vista las enaguas.

 

Los Harramachos son los siguientes personajes de este variado elenco, distinguiéndose entre ellos, tres tipos diferentes:

 

Unos, que visten con sartales de agallones de roble., otros que se cubren con pieles de animales y un tercer tipo que viste un mono de arpillera o lienzo relleno de heno. A estos últimos, les cornea la vaquilla hasta reventar sus barrigas para “sacarles las tripas”, o lo que es lo mismo, el heno que llevan en ellas. Todos los harramachos llevan máscara o rostro cubierto, sin que exista un modelo concreto de careta.