Mascaravila | Casavieja
Mascarávila es un proyecto común con dos objetivos fundamentales: de una parte, el objetivo patrimonial, mediante el cual se pretendía recuperar, consolidar y dar visibilidad a estas tradiciones casi olvidadas, valiosas, del patrimonio etnográfico y cultural abulense, y de otro, convertir estas manifestaciones culturales en aliciente turístico para el visitante.
Mascaravila, Mascaras, Festival, Danzas, Avila, Abulenses, Casavieja, Pedro Bernardo, El Fresno, Hoyocasero, Navalacruz, Piedralaves, Navalosa
21652
page-template-default,page,page-id-21652,page-child,parent-pageid-21517,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.5.2,vertical_menu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

CASAVIEJA

Situada en la vertiente sur de Macizo Oriental de Gredos, Casavieja pertenece a la Comarca del Valle del Tiétar, denominada la “Andalucía de Ávila” por su clima benigno y agradable.

 

Los numerosos arroyos y gargantas que descienden cargados de agua cristalina desde la Sierra, riegan los campos de Casavieja conformando un paisaje en el que destacan los bosques de Pino Negro, Robles o Castaños, junto a zonas de prados y dehesas para el ganado.

 

Esta impresionante riqueza natural, además de dar cobijo a innumerables especies animales, ofrece al visitante un marco incomparable para disfrutar de la naturaleza o para la práctica de una gran variedad de actividades turísticas, ambientales y educativas.

 

Sus gentes, acostumbradas desde hace siglos al trasiego constante de viajeros, son abiertas, agradables y acogedoras; y pasear por sus calles es realizar un viaje en el tiempo, retrocediendo a épocas más sencillas y carentes de prisas, agobios y aglomeraciones.

 

Dentro de la Cultura Popular, cabría destacar a “Los Zarramaches”, antigua tradición que se celebra el 3 de febrero, festividad de San Blas, y en la que dos curiosos personajes recorren las calles del pueblo ataviados con túnica blanca, espaldera de paja, cencerros, sombrero cónico con cintas de colores y una vara de mimbre en una mano y una naranja en la otra, persiguiendo a los niños y jóvenes que los retan.

 

Declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, algunos historiadores han sugerido que sea protegida como Bien de Interés Inmaterial, basándose en que los documentos más antiguos encontrados sobre esta festividad y que datan de 1620, hacen referencia a la misma como la única en la Península Ibérica en la que, desde que tenemos constancia de ella hasta nuestros días, estos seres míticos paganos entran en el Templo.

 

Dentro de la Cultura Popular Casavejana, también ocupa un lugar privilegiado la Ronda de los Pastores, antigua tradición navideña que se remonta a la época en la que los pastores bajaban de la sierra y recorrían las calles del pueblo cantando y tocando enormes zambombas y otros instrumentos, ataviados con los típicos zahones de cuero.

 

Delegado local de Casavieja en la comisión de Mascarávila: Guillermo Rollón. Los Pastores de Casavieja.